Ciencia y Tecnología para el pueblo

Inicio

Encuestas

Que le parece el nuevo aspecto de nuestro Site?
 

Enlaces

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy4309
mod_vvisit_counterAyer2639
mod_vvisit_counterEsta Semana6948
mod_vvisit_counterSemana Pasada22347
mod_vvisit_counterEste Mes4309
mod_vvisit_counterMes Pasado89408
mod_vvisit_counterTotal7795944

We have: 23 guests online
Tu IP: 50.17.7.84
 , 
Hoy: Oct 01, 2014

Noticias

PDF Imprimir E-mail
Aunque no hablen entre sí, plantas y animales interactúan de forma habitual en cada ecosistema natural.  Tales interacciones, muchas de ellas útiles para el hombre, conforman un complejo entramado de relaciones que a lo largo del tiempo han contribuido a la creación de nuevas especies.

Recientemente se llevó a cabo  un curso internacional impartido en el Centro de Ecología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) en cuya actividad se analizaron diversos aspectos relacionados con la ecología, evolución, genética, técnicas de estudio e implicaciones para la conservación de las interacciones entre plantas y animales, mediante clases teóricas, discusión de artículos y desarrollo de proyectos de investigación en campo.

Jafet Nassar, investigador del IVIC y coordinador principal del Curso iberoamericano teórico-práctico de interacciones planta animal afirma que “sin tales interacciones no tendríamos la biodiversidad que tenemos hoy día.  Una interacción da paso a otra a través de la coevolución, que no es más que un proceso de selección recíproca entre organismos interrelacionados de diversas formas a lo largo del tiempo.  Estas interacciones median la generación de biodiversidad”.

Entender, de manera general, las interacciones entre plantas y animales se vincula con elucidar cómo los animales obtienen recursos de las plantas y cómo éstas, a su vez, pueden ser perjudicadas o beneficiadas de la extracción de dichos recursos.  

Cuatro interacciones para entender
La visita floral combinada con polinización, la frugivoría combinada con dispersión de semillas, la granivoría y la herbivoría son los cuatro tipos de interacciones plantas-animal más ampliamente representadas en los ecosistemas terrestres.  De forma simplificada, cada una de estas interacciones se puede interpretar como un conflicto de intereses, en el que las partes interactuantes buscan el beneficio propio, a veces teniendo que pagar un precio demasiado alto.

La polinización es el proceso de transporte y deposición de polen entre flores, que puede resultar en la fertilización de éstas y la producción de frutos y semillas.  Nassar defiende la utilidad de tal interacción, al señalar que si no se conocen para cada especie de planta con potencial agrícola los agentes polinizadores que hacen posible la producción de frutos, podemos correr el riesgo de perder vectores de polen esenciales para el mantenimiento de un sistema de agroproducción.

Al respecto, Luis Gerardo Herrera, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México invitado para la realización del curso, ejemplificó como los murciélagos juegan un papel ecológico importante en la polinización de una gran cantidad de plantas, en especial en las regiones tropicales y en algunas de ellas de importancia ecológica. Por ejemplo, en México donde el tequila es uno de los productos de mayor importancia en la exportación, las plantas que lo producen son polinizadas por murciélagos, por tanto tal interacción mantiene la diversidad genética y la estabilidad de las poblaciones silvestres a largo plazo.

Dispersión de semillas

De ayuda particular para entender el proceso de regeneración y expansión de las plantas con flores es el proceso de dispersión de semillas que realizan muchos vertebrados, entre los que destacan aves y murciélagos.  Al consumir los frutos de una planta, estos animales contribuyen al esparcimiento de sus semillas en áreas alteradas por el hombre, y con ello se contribuye a la recuperación de zonas afectadas. Por otro lado, es necesario entender cómo los animales pueden afectar negativamente la tasa de producción de semillas viables y el establecimiento de nuevas plántulas. Muchos roedores, aves y hormigas funcionan como granívoros, es decir, consumen las semillas de las plantas, con lo cual disminuyen su éxito reproductivo.
Otra de las interacciones que ocurren en cualquier lugar en el que existan plantas es la herbivoría, que no es más que el consumo de tejidos vegetales por parte de una amplia gama de organismos invertebrados y vertebrados. Gracias a esta interacción se pueden estudiar y comprender los mecanismos naturales de defensa de las plantas ante el ataque de los animales que las consumen. Nassar explica: “nos interesa saber cuáles son las defensas de las plantas contra los potenciales herbívoros. De ellas podríamos aprender a sintetizar compuestos biológicos útiles para proteger los cultivos”.
Todas estas interacciones entre plantas y animales dan lugar a un entramado de relaciones cuya investigación es fundamental, sobre todo en países megadiversos como es el caso de Venezuela, donde se debe incentivar el estudio de las interacciones. Se estima que cada especie de planta puede estar asociada directa o indirectamente a unas 200 a 300 especies de animales. Nuestro país tiene más de 15 mil especies de plantas, entonces, estamos hablando de que en nuestros ecosistemas deben existir millones de interacciones en constante acción.


Por Prensa IVIC
Última actualización el Lunes, 11 de Diciembre de 2006 11:19